La historia de Atole es como la de muchos perritos en México. Cuando ven que tienen algún problema los echan a la calle. Atole es casi ciego, pero tiene muchas ganas de vivir.

A pesar de que llegó un poco flaco y muy desanimado, la vida en Milagros Caninos lo ha cambiado porque ha engordado mucho, tanto que tenemos que ponerlo a dieta. Además se lleva muy bien con todos y siempre está jugando, le encanta interactuar con la gente.

Atole está muy contento con su nueva vida, en donde le damos todo el cariño que se merece.

Ayúdanos compartiendo
© Milagros Caninos | enlaces amigos | Diseño web por Pixelar
Siguenos: