HIGO

Higo llegó durante una posada a Milagros Caninos, se metió caminando solito siendo un bebé, tenía sarna y estaba en los huesos, pero ahora es todo un galán. Está muy fuerte y también está en adopción.