FRESA

Un día me avisaron que habían encontrado en la calle a una perrita sin cara.
Obviamente pedí una foto para ver si esto era cierto.
Cuando la vi me lleve una gran sorpresa porque no entendía como es que había logrado sobrevivir. Sobre todo sin nariz para respirar.
Respiraba por un agujero por la boca. La llame Fresa.
Nos enfocamos en enseñarle a comer sin que se ahogara y empezó a comer carne molida y pollo desmenuzado, poquito a poquito.
También empezó a tomar agua.
Después decidimos que ella merecía tener una cara, como todos.
Así es como llegamos con el Dr. Paredes y le dije: Doctor, por favor póngale cara a Fresa.
Le hicieron todos los estudios necesarios y ahí es donde el Doctor se dio cuenta de que la cara le había sido arrancada con un machete. Pedí ayuda en las redes sociales para ayudar con la cirugía y obtuvimos muy buena respuesta.
Se programo la cirugía y se hizo en dos fases: Primero hacerle algo funcional y ponerle una nariz. Así empezó la larga espera de 6 horas hasta que lograron conectarle los conductos nasales para que pudiera respirar y construirle una nariz.
La segunda fase, tres semanas después, fue una cirugía estética para ponerle cara y se le hicieron colgajos tomando piel de otros lados.
No se si haya gente a quien no le parezca hermosa. A mi si.
Fresa nos engaño a todos!! Pensamos que era una bóxer y resulto ser una Pug!!! Lo importante es que Fresa ahora respira normalmente, yo le enseñe a comer, empezando con carne molida hasta llegar a las croquetas y también la enseñe a tomar agua. Eso fue difícil. No podía.
Ahora es muy feliz, corre todo el día, hace muchas travesuras y resulto ser una señorita de sociedad que duerme en cama. Es muy sociable y lo sorprendente es que no es rencorosa. Como ningún perro lo es.
En ella se realizo la primer cirugía con éxito de este tipo en todo el mundo y cuando me preguntan: Porque gastar en ponerle cara a un perro? Yo simplemente contesto: -Sólo le estoy devolviendo lo que otro ser humano le quitó.