VERDURITA

Me llamaron de Querétaro para decirme que tenían a una perrita quemada. Sus dueños la habían quemado. La trajeron al D.F. y cuando la vi me puse a llorar. Me parece increíble que alguien se haya atrevido a quemar a Verdurita. A cualquier perrito. No lo puedo creer. En fin… gracias a Dios que me la entregaron.

Ya le creció el pelito y es la consentida de mi hija Ana.

Es una perrita que pesa 1 kg 700 grs. Es muy chiquita, pero no se deja de nadie. Le ladra mucho a Cottage. Y Cottage la respeta.

¡Verdurita qué bueno que estás con nosotros!