ALEGRIA

En la carretera hacia Milagros Caninos se encuentra un mercado, ahí estaba Alegría pidiendo comida, pero notamos que tenia sangre. Decidimos bajarnos, ella estaba llena de rastas y pulgas, no lográbamos ver bien la herida, la subimos al coche, al rasurarla nos dimos cuenta de sus heridas, y que toda esa masa de pelo ayudo a detener el sagrado; se le dio tratamiento para parásitos y el lavado de las heridas.