FRUTA

La vieron en una gasera, estaba en un hoyo debajo de la tierra y no se dejaba tocar; se dieron cuenta que estaba muy lastimada de la piel y tenia mucho miedo. Fue difícil rescatarla, al llegar a Milagros Caninos no quería que la tocáramos, tenia 2 tipos de sarna, poco a poco se fue recuperando y ganando confianza. Ahora está irreconocible, muy linda y traviesa.