PROPÓLEO

Uno de nuestros colaboradores vio como lo atropellaron. Lo trajo de inmediato a Milagros Caninos y cuando llegó nos dimos cuenta de que no movía el cuello ni las cuatro patitas, lloraba mucho, cuando se le tomaron las radiografías vimos las lesiones en columna y cuello. Se empezó con el tratamiento y después con fisioterapia 3 veces al día durante 4 meses, ahora empieza a caminar y esperamos pronto pueda correr.